El blanqueamiento dental es un tratamiento estético cuyo objetivo es reducir en varios tonos el color natural de los dientes para que luzcan más blancos y brillantes. Son muchos los pacientes que buscan estos tratamientos dentales para mejorar su imagen personal.

¿Qué ocurre cuando un paciente se obsesiona con los blanqueamientos dentales?

Aparece la blancorexia. Si un paciente se somete a excesivos tratamientos blanqueantes con peróxidos, y además intenta el blanqueamiento dental en casa sin supervisión de un odontólogo, sus dientes pueden sufrir esta enfermedad.

La blancorexia es una patología que necesita tratamiento psicológico y especial atención por parte de las clínicas dentales. Es una enfermedad provocada por los cánones de belleza de algunos anuncios que utilizan imágenes con dientes excesivamente blancos que impacta en la mente de los pacientes y los incita a imitarlos.

¿Qué problemas provoca la blancorexia?

Los problemas más comunes son irritaciones severas en encías, paladar, garganta o matriz de esmalte, y en consecuencia pérdida de esmalte. Pero también es posible que provoque necrosis pulpar (afecta a la pulpa dental) y finalice con la pérdida del diente, además de cambios en la lengua y la percepción de los sabores.  Son los dentistas los que deberán determinar cuándo es conveniente realizar el siguiente blanqueamiento dental, según el paciente, de forma que sea lo menos perjudicial e invasivo para la boca.

¿Existe el blanco perfecto?

Hay que tener en cuenta que en relación a tratamientos de blanqueamiento dental existen más de  20 tipos de esmaltes y ninguno de ellos es blanco  puro. Los dientes son más de color marfil que blanco y dependen de factores como la genética, los alimentos que se ingieren o la edad; es por ello que el color lo especifica el propio diente, no los pacientes u odontólogos.

Una vez hemos alcanzado ese tope, no obtendremos mejora alguna por mucho que nos sigamos sometiendo a tratamientos blanqueantes, aunque estos tienden a revertir y sería posible repetir, una vez al año, el tratamiento.

Una solución para los pacientes más exigentes podría ser utilizar carillas que ayudarán a obtener un tono más blanco y duradero. Lo mejor es dejarse aconsejar por tu odontólogo de confianza.

Nuestras recomendaciones para evitar problemas dentales.

Desde nuestra clínica dental Valencia  y con el fin de evitar problemas dentales, os  recomendamos una buena higiene dental, evitar el tabaco, los tés, cafés, vinos… entre otros, y, sobre todo una buena supervisión profesional por parte de un dentista en Valencia, por ejemplo, si vives en esta localidad.

Si buscas buenos blanqueamientos dentales en Valencia, no dudes en contactarnos.

¿Y a ti? ¿Te parece un problema serio la blancorexia?