Utilizar la seda dental como aliado de la limpieza dental debe ser un hábito adquirido desde la niñez. Al igual que el inicio con el cepillado dental se deben establecer una serie de hábitos que duren toda la vida. Y es que como sabemos la higiene bucal es muy importante y mantener un hábito de limpieza dental y bucal diario nos ayudará a mantener alejados a todos los radicales libres que conforman la placa bacteriana.

En el caso de los niños, las caries son una de las principales causas de afección dental. Es sobre todo en piezas molares y dientes temporales donde mayores restos de comida se depositan. Entre las piezas dentales se quedan alojados restos de comida que acaban dañando los dientes y provocando caries. De ahí que establecer una rutina de limpieza dental diaria y uso de la seda dental sea tan importante. Eliminar la placa bacteriana de los dientes y entre estos mismos es imprescindible.

Para que se establezcan buenos hábitos de limpieza e higiene bucal es muy importante que los padres ejerzan una función de supervisión e insistencia transcendental. Porque no debemos olvidar que se trata de niños, que cuanto antes adquieran una rutina de higiene bucal será más fácil que la mantengan. Eso sí, no hay que olvidar que son niños, y por  tanto es deber de los padres realizar un repaso de las tareas de limpieza realizadas, tanto con el cepillado como con la seda dental.

Cierto es que no todos los padres utilizan el hilo dental por lo que es fundamental que sean ellos quienes primero perfeccionen la técnica para después inculcar esta rutina en sus hijos.

A continuación te dejamos una serie de pautas de limpieza dental en Valencia que puedes seguir para eliminar la placa bacteriana. Además, no olvides que puedes pedir consejo a tus dentistas en Valencia siempre que lo necesites.

  • Usar la seda dental, el aliado de la limpieza dental. A ser posible sin cera.
  • Cortar un trozo de hilo dental de entre 30 y 40 cm. Enrollaremos los extremos del hilo a cada uno de los dedos corazón.
  • Pasar la seda dental entre los puntos de contacto de las muelas. Deslizándola en zigzag y en forma de “C”, con cuidado de no dañar la encía.
  • Curvar el hilo suavemente para asegurarnos de que pase por debajo de la encía.
  • Asegúrate de que la seda dental esté limpia antes de proceder a limpiar cada espacio.
  • Por último, enjuagarnos bien para eliminar restos de placa y residuos.